LOCALES

Pese a la pandemia que imperara en este momento cientos acudieron al santuario de La Altagracia en Loma de Cabrera

Dajabón.- Cientos de personas  acudieron desde este jueves y viernes al santuario de la Virgen de la Altagracia en Loma de Cabrera desafiando la pandemia del Coronavirus. Algunos cumpliendo promesas de adoración a la patrona de las fiestas de ese municipio, celebradas del 12 al 21 de enero de cada año.

En el santuario ubicado en la calle principal, el Obispo de la Diócesis Mao -Montecristi Monseñor Diomedes Espinal, ofició una de las tradicionales misas.

Aquí el prelado católico respondiendo preguntas a los periodistas, refirió que el gobierno debe ir cumpliendo con las promesas que se le han hecho al pueblo, porque si no, ese pueblo va ir perdiéndole la confianza al presidente.

Monseñor dijo “Cuando a uno le ofrecen y no cumplen entonces uno pone como que se está engañando al pueblo”.

Los peregrinos acuden al lugar a pie, en vehículos, con niños en brazos, desde Santiago Rodríguez, Dajabón, Villa los Almácigos y del vecino Haití.
Algunos de los feligreses hicieron la travesía hasta la curva denominada La Garrapata, donde está apostada una imagen de la Virgen.

“Sobre la Virgen puedo decirle que ha sido una devoción grande, profunda que nos anima a vivir siempre con su devoción, porque ella también nos devuelve con su gracia”, expresó una señora que cada asiste a la celebración.

La ex senadora Sonia Mateo, pide a la Virgen interceder ante Dios, para que estos virus que afectan al mundo, ya desaparezcan.

En la Iglesia Nuestra Señora de la Altagracia durante los días 20 y 21, son realizadas varias homilías incluyendo la de las 8: 30 de la mañana, con el Obispo de la Diócesis Mao-Montecristi, Monseñor Diomedes Espinal.

Mostrar más

William Estevez

DajabonEnLineaRD – Noticias desde la frontera Norte en Rep. Dom.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar