Presidente de México arremete contra YouTube por eliminar video  de periodista

Agencia AP

CIUDAD DE MÉXICO:- El presidente de México Andrés Manuel López Obrador arremetió nuevamente el lunes contra la plataforma de redes sociales YouTube por eliminar parte de su conferencia de prensa diaria en la que reveló el número telefónico de una reportera.

López Obrador dijo que la plataforma en México “estaba tomada por conservadores vinculados a un partido político”, la acusó de censura, y afirmó que YouTube “está en plena decadencia”.

Se trata del más reciente capítulo de la relación de amor-odio del mandatario mexicano con las redes sociales. El canal de López Obrador en YouTube tiene más de 4,2 millones de suscriptores, y el presidente da preferencia a los blogs y sitios noticiosos de redes sociales durante sus conferencias de prensa, a menudo respondiendo exclusivamente a preguntas de ellos.

Grupos defensores de la libertad de prensa afirmaron que la decisión del presidente de difundir el jueves el número telefónico de una reportera del The New York Times fue un intento de castigar al periodismo crítico y dejó expuesta a la reportera a riesgos potenciales.

La polémica comenzó cuando a López Obrador le ofendió un reportaje del The New York Times sobre una investigación de las autoridades federales de Estados Unidos en torno a las afirmaciones de que allegados del mandatario aceptaron dinero de narcotraficantes poco antes de su elección en 2018 y luego otra vez cuando ya ocupaba el cargo.

Tal como suele ocurrir, la reportera del Times le había enviado una carta al vocero de López Obrador en busca de comentarios del mandatario sobre el reportaje antes de su publicación, e incluyó su número telefónico para poder ser contactada.

Ese día, durante su conferencia de prensa diaria, el mandatario mostró la misiva en una enorme pantalla y la leyó en voz alta, con todo y el número de teléfono.

Aunque las leyes mexicanas prohíben que funcionarios revelen datos personales de la población civil, el presidente dijo que “por encima de esa ley está la autoridad moral, la autoridad política del presidente de México”.

YouTube emitió un comunicado en el que señaló que “nuestras políticas para combatir el acoso prohíben estrictamente el contenido que revele la información personal identificable de alguien, incluido su número de teléfono. Tras una revisión, hemos retirado y amonestado a los canales que publican el video que viola esta política”.

No tan previsiblemente, López Obrador recurrió a YouTube para divulgar su propio comunicado, en el que escribió el domingo que “es una actitud prepotente y autoritaria. Están en plena decadencia”.

Al inicio de su mandato, López Obrador elogiaba frecuentemente a las “benditas redes sociales”, a las que calificaba como un medio para evadir el supuesto dominio de los puntos de vista conservadores en los periódicos y estaciones de radio.

Pero desde entonces, el presidente ha asegurado que existen conspiraciones en su contra con el uso de bots, y campañas organizadas a través de redes sociales.

López Obrador lanzó acusaciones similares contra X, antes Twitter, en 2021. El mandatario mexicano tenía una relación estrecha con el expresidente estadounidense Donald Trump, y se expresó en contra de la decisión de Twitter de suspender la cuenta de Trump.

En aquel entonces, López Obrador acusó a uno de los representantes de Twitter en México de haber trabajado previamente para políticos opositores pertenecientes al Partido Acción Nacional (PAN).

El mandatario también critica frecuentemente a ambientalistas, organizaciones no gubernamentales y agencias reguladoras.

La divulgación de los datos personales de la reportera la semana pasada tuvo, sin embargo, consecuencias no deseadas: Después de que López Obrador defendió sus acciones y dijo que la reportera simplemente debería cambiar su número, se produjeron filtraciones de los números de celular de las dos principales candidatas a la presidencia, así como de varios otros políticos de alto rango.

Xóchitl Gálvez, la candidata opositora en los comicios del próximo 2 de junio, dijo que su teléfono había sido difundido y que había recibido cerca de 18.000 mensajes desde la semana pasada, incluidas “amenazas fuertes”.

Pero decidió mantener abierta esa vía, y coincide con la postura de YouTube.

“El presidente, lo que tiene que reconocer, es que violó la ley de privacidad, y en las redes sociales la ley se respeta”, puntualizó la candidata.

El mandatario no mostró precisamente remordimiento el lunes y dijo que se trataba de un asunto de libertad de expresión, y que “la libertad, ya lo hemos dicho, es sublime”.

Dejó en claro que no cerrará sus cuentas de redes sociales y que “uno no sale del desfile, nos sacan”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *