Silvio Mora: de cómo el artista se convierte en youtuber con llamativas entrevistas

En 2020, al igual que muchos artistas, Silvio Mora se vio obligado a permanecer en su casa y por lo que sucedía a causa de la pandemia, recurrió a buscar otras alternativas de trabajo, esa así que nace en canal de YouTube “El Show de Silvio”, que se ha convertido en una referencia si de obtener datos históricos de los artistas y figuras del medio artístico. 

Su posicionamiento lo llevaron a obtener su primer premio Soberano, como Mejor Programa Digital del 2021.

Sin ser periodista profesional, allí este carismático artista da cátedra de cómo hacer entrevistas cálidas, entretenidas, emocionantes, que provocan risas y lágrimas por igual, repasando la historia del merengue y las vidas de sus invitados.

Silvio nació en Suiza. Sus padres eran suizos, él de origen italiano y ella de origen jamaiquino. Sus progenitores llegaron a República Dominicana a trabajar cuando el muchacho tenía nueve años. Su papá murió aquí y su madre (Jeannite Mora) decidió quedarse.

Después de cantar en hoteles, Silvio decide salir con su proyecto musical, iniciando el nuevo siglo. Para entonces el merengue no contaba con el favor de la difusión radial ni el apoyo masivo de años anteriores, sumado y la industria de la música que iba dejando atrás viejos modelos de negocios, que iría desapareciendo a medida que la tecnología avanzaba intensamente.

Ante todas estas adversidades Silvio Mora logró imponerse con un estilo muy particular, basado en el denominado “merengue de calle”, con el que ha marcado una larga trayectoria de más de 20 años en el mercado.

A Silvio se le hacía difícil despegar con su proyecto y entre la propuesta que tenía era invertir 25 dólares en una producción discográfica y presentarla a las empresas disqueras y si contaba con suerte, esta podría invertir en su orquesta. Pero ni él contaba con esa cantidad de dinero, y mucho menos creía en ese modelo de negocio.

VENCIENDO BARRERAS

Dentro de los obstáculos que venció el merengueros también estuvo la negativa de los empresarios y conocedores del negocio, que para la fecha, no asimilaron el nuevo estilo de merengue como duradero.

Así que muchos de los que invirtieron fueron personas que no tenían nada que ver con la música como el extinto Papi Juan, quien era dueño de una pizzería y decidió invertir su dinero en Omega, cuando éste inició en el merengue.

En 2001 deja a un lado el trabajo como orquesta de planta en los hoteles. En se momento el reguetonero Tego Calderón y Moreno Negrón invaden los barrios de la capital, no así las estaciones de radio.

Entonces inspirado en lo que sucedía con la música urbana y partiendo de que siempre ha sido una persona con gracia para hacer reír, se atrevió a lanzar su proyecto.

Silvio llegó a la televisión con un estilo estridente, saltando y brincando, y con un acelerado ritmo musical, que no muchos podían seguir.

“Comienzo hacer televisión y salgo con un estilo extraño, extrovertido y estridente, que llamaba la atención y gracias a eso es que logro darme a conocer”, recuerda

Pasaron más de cinco años para pegar su primer tema en la radio “El camarón” merenguero refranero y enmarcado en el denominado “merengue de calle”.

“El Camarón se pegó sin disquera, sin empresario, y ese tema me permitió viajar y eso le dio un cambio a mi carrera”, afirma en visita a Listín Diario.

Antes intentó seguir los pasos del merengue tradicional, teniendo arreglos del maestro Víctor Way. 

Michael Miguel Holguín fue su primer mánager y siempre lo alentó a continuar a pesar de los obstáculos porque veía en él un gran potencial.

SU PRIMER ÉXITO

Con la pegada de “El Camarón”, en 2008, llegó su primera gira a Estados Unidos y a diferencia de otros decide viajar con todos sus músicos, quienes hasta la fecha aún permanecen en el grupo.

“La permanencia de los músicos en la orquesta es el sonido que nos diferencia de otros grupos, porque llevamos más de 20 años juntos, tocando y haciendo giras en el extranjero”, destaca.

Mora recuerda que en los años 2007 y 2008 ocurrió una locura con la pegada que tuvieron los grupos que hacían merengue de calle, Omega, Sujeto Oro Duro, El Cata.

“Nosotros tocábamos todos los días, y se peleaban por los músicos, y fue una avalancha de fiesta hasta el 2012, eso me ayudó a consolidarme como artista”.

Para el 2011 se produce una baja, la crisis hizo que las fiestas ya no fueran tan abundantes, pero Silvio sacó un az debajo de la manga y pegó el merengue “Llegó el pavo”. Un merengue que lo posicionó a nivel internacional y que en muchos países lo han acogido como suyo debido a su gracia.

Por YNMACULADA CRUZ HIERROSanto Domingo, RD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *