FallecIó en Santiago Rodríguez el maestro, exdiputado y exgobernador Lorenzo Rosario

Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. Falleció la tarde de este martes en el municipio Sabaneta, provincia Santiago Rodríguez, al Noroeste de República Dominicana, el maestro, exdiputado, exgobernador Lorenzo Rosario Díaz; al momento de su fallecimiento tenia 77 años.

Radicarse en Santiago Rodríguez fue un referente como docente en el liceo Librado Eugenio Belliard, siendo impulsor de creaciones a beneficio de la generación actual y porvenir.

Llegó a este municipio a impartir matemática en el liceo Librado Eugenio Belliard.

Sobresaliente como docente, histórico analista deportivo, escritor, dirigente del Partido Revolucionario Dominicano-PRD- mereciendo ser diputado y luego gobernador en la provincia Santiago Rodríguez.

Como legislador sometió al Congreso Nacional una serie de anteproyectos con la finalidad de impulsar el desarrollo en la Región Noroeste.

En su labor de gobernador, gestionó la instalación una escuela de corte, confección, pintura dirigida por la maestra Olga Castro que operaba en el Palacio Consistorial, ubicado en la esquina Restauración y Las Mercedes.

Rosario Díaz, su esposa maestra, Emilia Estela Vargas y personalidades sobresalientes fueron partes del histórico del primer comité gestor para instalar en la Región Noroeste el Centro Universitario de la UASD.

Miembro de comisiones de comités gestores para canalizar obras sociales, culturales, deportivas, educativas.

Lanzador:

Lorenzo Rosario Díaz dotado de grandes facultades para lanzar y batear en softbol.

Además, participó como lanzador en juegos de las viejas glorias de béisbol en el play Armando Sosa Leyba.

Incansable facilitador a jóvenes con dificultades en el manejo de las matemáticas en la secundaria y la universidad.

En el ámbito literario escribía cuentos y reseñas de novedades deportivas que difundía en periódicos escritos y digitales.

Ciudadano pacífico, solidario, padre y esposo ejemplar.

Su muerte entristece a innúmeras personalidades alumnos suyos en el pasado.

Al morir, deja impronta insuperable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *