Trump termina su segundo año de mandato con un horizonte judicial sombrío

AFP
Washington, 14 DICIEMBRE 2018,- «Nadie ha hecho lo que yo hice». Donald Trump, todo un maestro en el arte de la autocomplacencia, asegura que, a fines de 2018, todo va bien para Estados Unidos y para él mismo.

Al final de su segundo año en el poder, el balance general tiene, sin embargo, muchos más contrastes, incluso cuando los indicadores económicos son buenos por el momento.

El horizonte judicial del 45º presidente de Estados Unidos se ha oscurecido considerablemente. Su exjefe de campaña Paul Manafort está en prisión. Su exabogado Michael Cohen estará allí en pocos meses. La vasta investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre los supuestos vínculos entre Moscú y su equipo de campaña avanza rápidamente.

Con el eslogan «America First» («Estados Unidos primero») por bandera, pisoteando las tradiciones y los códigos con una especie de júbilo, el atípico e impulsivo presidente de 72 años sigue desencadenando una avalancha de polémicas y alterando todo bajo los hurras de su base electoral y la mirada estupefacta de gran parte de su país y del mundo.

Haciendo uso de fórmulas lapidarias, a lo largo del año arremetió contra los dirigentes de los principales aliados de Estados Unidos como Theresa May, Justin Trudeau o Emmanuel Macron, al tiempo que ensalzó sus buenas relaciones con los de Rusia o Corea del Norte, Vladimir Putin y Kim Jong Un.

En el plano interior, ninguna reforma legislativa significativa ha sido adoptada desde la reducción de impuestos adoptada a finales de 2017. No se ha desbloqueado ni un dólar para el muro que Trump pide en la frontera con México y la victoria de los demócratas en la Cámara de Representantes hará, y él lo sabe, que la segunda parte de su mandato sea infinitamente más difícil.

El deceso de uno de sus predecesores, George H.W. Bush, cuyo ejercicio del poder es recordado por algunos como elegante y decente, vino a recordar hasta qué punto la presidencia de Trump está desprovista de estas características. Repasamos, en cinco actos, un año tumultuoso en la Casa Blanca.

– El fiasco del G7 –
Normalmente las cumbres anuales del G7 son citas discretas, pero la de junio pasado en Quebec se convirtió en un caos bajo los ataques del inquilino de la Casa Blanca, particularmente alterado.

En el último minuto torpedeó el comunicado final, un documento de 28 puntos penosamente negociado por el «Grupo de los siete» (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón) y, en un tuit enviado desde el Air Force One, calificó al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, de «deshonesto y débil».

Una foto con aires de retrato pictórico se convirtió en el símbolo de ese extraño momento de la diplomacia trumpiana: sentado con los brazos cruzados, el presidente estadounidense se enfrenta, con aspecto ceñudo, a la canciller alemana Angela Merkel y a otros dirigentes aliados.

– El amigo Kim –
El apretón de manos, el 12 de junio en Singapur, entre Trump y Kim Jong Un fue espectacular. La declaración común presentada tras este encuentro lo fue bastante menos.

El presidente estadounidense se mostró particularmente elogioso con Kim, al que describió como «muy talentoso» y «muy buen negociador», superlativos normalmente reservados para sus aliados.

«Me escribió bellas cartas, son cartas magníficas. Nos hemos enamorado», dijo meses más tarde, siempre provocador.

Sin embargo, aunque la posibilidad de organizar una segunda cumbre fue mencionada, todo indica que por el momento las negociaciones resbalan.

– Tono conciliador con Putin –
La primera cumbre entre Trump y Vladimir Putin, muy esperada, se convirtió en un fiasco para el millonario estadounidense.

Tras un encuentro cara a cara de dos horas en Helsinki, solo en presencia de los intérpretes, los dos hombres ofrecieron una rueda de prensa.

En un discurso extraño, Trump se negó obstinadamente a condenar a Moscú por la injerencia en la campaña presidencial de 2016, y dio más crédito a las negativas del exagente de la KGB que dirige Rusia desde 2000 que a las conclusiones de sus propios servicios de información.

En Washington, a unos 7.000 kilómetros de distancia, la consternación se impuso incluso en el seno de su propio partido. En un hecho poco habitual, varios legisladores republicanos manifestaron su indignación.

«La rueda de prensa de Helsinki fue un momento triste para nuestro país», afirmó entonces Bob Corker, presidente de la comisión senatorial.

– Victoria suprema en la Corte –
«Hace menos de dos años que soy presidente y ya he hecho entrar a dos jueces en la Corte Suprema».

Después de Neil Gorsuch, Trump hizo entrar a Brett Kavanaugh en el templo del derecho estadounidense. Con cinco jueces conservadores de nueve, la venerable institución no había estado tan marcada hacia la derecha desde hacía décadas.

Pero el combate fue áspero y amargo. La conmovedora audiencia de Christine Blasey Ford, que acusó a Kavanaugh de haber intentado violarla en una noche de excesos a comienzos de los 80, y el feroz desmentido del juez, dejaron huella y exhibieron los entretelones de un país profundamente dividido.

«¡Caza de brujas!»

A medida que las investigaciones avanzan, los ataques de Trump contra el fiscal especial Robert Mueller son cada vez más agresivos. En Twitter, por supuesto, pero también desde los jardines de la Casa Blanca, bajo el sonido del helicóptero presidencial Marine One a punto de despegar, el presidente denunció recientemente una «caza de brujas» orquestada por sus adversarios.

Probablemente el hombre más secreto y discreto de Washington, Mueller no ha respondido nunca a los ataques presidenciales. Su respuesta podría caer en 2019, a través de documentos judiciales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: