Pablo Ross, el incesto, pedofilia y la ideología de géneros

Por EDGARD PANIAGUA.-

Es necesario que aprovechemos estos eventos para poner las cosas en su lugar, llegar a la cordura, volver en sí.

Es necesario que mantengamos la capacidad de asombro, de escandalizarnos, ruborizarnos y que estos eventos nos ayuden a reflexionar acerca de lo que queremos cómo País, lo que defendemos y promovemos como ideología.

Siempre sucede igual, sólo vemos las cosas cuando nos tocan o nos pican cerca.

Esta vez nos da en la cara el tema de Pablo Ross.

El señor Ross es un libertino (no liberal) confeso, franco y abierto en sus pensamientos acerca del desenfreno sexual, aunque a veces tuvo posiciones (como en la del incesto) en que “no estaba deacuerdo” y lo censuraba públicamente.

Ahora el asombro!!.

Bienvenido ese asombro, bienvenido lo escandaloso del asunto.

El incesto es MALO, es PECADO, ABORRECIBLE, ABOMINABLE, CONDENABLE y PENALIZABLE.

Pablo Ross, si es CULPABLE, debe pagar.

Llueven las denuncias de acosos sexuales que no se denuncian y que están ahí.

Pero la ideología de géneros que casi todos los comunicadores y periódicos aceptan y/o promueven,  eso es lo que nos ofrece, la DESPENALIZACIÓN DEL INCESTO Y LA PEDOFILIA.

El Ministerio de la Mujer promueve la ideología de géneros, el Ministerio de Educación está en eso también, y otros ministerios más.

Por qué entonces nos ruborizamos?.

Pienso en el dicho: “No es la mismo desearlo que verlo venir”

Meditemos en este asunto de la ideología de géneros, porque si la aceptamos, Pablo Ross tendría que estar en su casa sin ningún tipo de culpa ni de cargo de conciencia.

Sin embargo toda la sociedad lo ha condenado. ¿Qué es eso entonces, aceptar la ideología de géneros y condenar a Pablo Ross?. ¿Locura, incongruencias, irracionalidad?

Citas de Pablo Ross:

“La mayoría de los sacerdotes católicos en República Dominicana son gays (maricones). La Iglesia Católica tiene pus, hay curas alcohólicos, drogadictos, violadores y pederastas, protegidos por las altas instancias de esa institución”.

“El 75% de la mujeres disfrutan las violaciones sexuales”.

“Para ser publicista hay ser, loco, enfermo sexual y…”

Ojalá y el señor Pablo Ross venga en arrepentimiento a Dios, pague sus culpas, pero salve su alma y cuerpo por la eternidad.

De algún lado le vino el nombre de Timoteo.

De algún lado él apeló a Jehová cuando lo estaban interpelando los periodistas.

Ojalá dejemos de considerar la introducción al país de la ideología de géneros.

Volvamos a nuestros valores cristianos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: