Debate, insultos y diatribas

Por ORION MEJIA

El debate sobre temas políticos, económicos, sociales, históricos, culturales o deportivos deben siempre suscitar interés, sentido de oportunidad,  acercamiento a la verdad o  a la razón, expandir conocimiento, promover educación y respetar la  derechos inalienables del oponente tutelados por la Constitución y las leyes.

El ejemplo más cercano sobre una discusión provechosa ha sido la suscitada  sobre el desempeño de la economía, que según la oposición su crecimiento se mantiene  estancado, ha retrocedido o gira en círculo, alentado por preocupante endeudamiento.

No pocos políticos, economistas y comunicadores se han asumido ese planteamiento, pero son menos los que  han aportado datos, cifras o situaciones concretas que  sostengan tan peregrino criterio, lo que contrasta  con quienes  desde otro litoral oficial ofrecen resultados sobre  crecimiento y expansión de la economía.

un así, el ciudadano ordinario ha seguido con interés ese debate  que lo ayuda a familiarizarse con  conceptos o expresiones del ámbito de la economía tales como déficit fiscal, endeudamiento, ingreso y gasto público, reservas del Banco Central, remesas,  inversión extranjera directa, presión tributaria y Producto Interno Bruto.

Camadas o manadas de políticos, economistas y  mentados comunicadores han desvirtuado la posibilidad de generar saludables debates o discusiones públicas sobre temas de gran interés para la ciudadanía,  los que degradan a niveles de  pleitos callejeros  sostenido en el insulto, la manipulación o la mentira.

Quien carece de razón, argumento o capacidad para debatir sobre un tema específico acude  al empleo de expresiones afrentosas, acusaciones infames o al uso de lenguaje soez, en el entendido de que puede derribar a su oponente a garrotazos.

A quienes defiende políticas públicas esenciales se le indilga desde litorales de intolerancia el mote de “bocinas” sufragadas por el Gobierno, pero algún día se sabrá con nombres y apellidos las reales fuentes de financiamientos de   comunicadores “ independientes” de esos que van a misa los domingo o que hacen gárgaras con la honra  de los otros.

Hace tiempo que he convidado a quienes  opinamos  cotidianamente por radio, televisión, prensa escrita o redes sociales a bañarnos con cloro y colocar todo nuestro historial en la tendedera publica,  para que por propios ojos, todos vecinos  se enteren  o comprueben nuestro historial.

El debate sobre desempeño económico demostró que la economía crece por encima de su potencial, que prevalece estabilidad monetaria y control de inflación, que la deuda pública es sostenible, que  aumenta el ingreso de divisas, que las reservas  del Banco central  alcanzan para cuatro meses de importaciones y  que la demanda interna  se expande.

A lo que se aspira ahora es a que se generen discusiones abiertas, amplias, decentes sobre la corrupción pública y privada, la pertinencia o no de la reelección presidencial, la escogencia de los jueces de las Altas Cortes y otros temas  que suscitan interés y atención  de la población. Primero hay que fumigar contra el insulto y la diatriba.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: